No lo decimos nosotros, lo dice la Ciencia

En un mundo donde el tiempo apremia y la continua recepción de información nos dificulta el razonamiento pausado y sosegado, es muy importante ser conciso y claro.

Hay casos en donde no es necesario recurrir a complejos sistemas de ecuaciones o a intrincados desarrollos académicos para dar claridad a algún interrogante humano.

Acostumbrados como estamos a desarrollar nuestra actividad desde el aspecto eminentemente científico y técnico, desde Grupo Navalia, mantenemos una postura positiva y cierto respecto a la DEFENSA DE TODA VIDA.

Si hay vida, hay derechos humanos inalienables.

Nuestra actividad profesional se funda en la ciencia empírica, nuestro respaldo y fundamento siempre ha sentado sus bases en sistemas lógicos, discretos y con resultados esperados, cuantificables e indiscutibles. Solo mediante la verificación fáctica obtenemos certezas: efectivamente, si un sistema térmomecánico logra su cometido y funciona, nosotros alcanzamos el éxito, pero en cambio si no funciona o es inseguro, convivimos con el error. En este campo nada es opinable, no hay lugar para el disenso, las maquinas funcionan o no funcionan.

La vida comienza en el instante mismo de la concepción

Cuando lo esperable es la obtención de una respuesta binaria: “si o no”, “blanco o negro”, “cumple o no cumple”, no hay otra metodología de trabajo, que la de ajustarse a la verdad subyacente en la naturaleza de las cosas.

No podemos demoler el sistema científico, jurídico, moral y social en el cual nos basamos, nos movemos y existimos.

La vida comienza en el instante mismo de la concepción. Lo que se sigue es una sucesión ininterrumpida de pasos encadenados, de crecimiento y desarrollo personal; en parte dentro del seno materno, y la mayor parte fuera de él.

No podemos demoler el sistema científico, jurídico, moral y social en el cual nos basamos, nos movemos y existimos. Si hay vida desde el momento de la concepción -porque así la ciencia lo indica- a esa VIDA hay que protegerla. Si hay vida, hay derechos humanos inalienables. Si hay vida, la “respuesta esperada del sistema” es y será siempre: PROTEGERLA del injusto agresor y de todo aquel que atente contra ella. Debemos colaborar con su desarrollo embrionario, ya desde el seno materno y hasta su conclusión.

El sentido común y la prudencia indican que toda opinión debe ser escuchada y valorada adecuadamente. Esta actitud implica una profunda valoración de los derechos del prójimo.

No hay desarrollo tecnológico sin individuos. No hay individuos, si no hay derecho a la vida.

Esta concepción humana de apertura, sin embargo, en nada obstaculiza otro concepto tanto, o aún más importante: no están sujetos al arbitrio de la opinión individual aquellos aspectos de la vida humana que trascienden la opinión particular de las personas, y que estén basados en la ciencia o en la técnica: las ecuaciones que rigen la mecánica racional y biológica SON INMUNES AL CAMBIO DE OPINIÓN -al igual que el derecho natural- , y no se los puede modificar: así dadas las cosas, desde hacer un puente, construir un rascacielos o llegar a la luna, hasta determinar una dosis médica o compilar un programa de software, estas acciones humanas nunca dependerán de la opinión de políticos, actrices y actores u otro cualquier grupo social o mediático.

Sostenemos que la voluntad de querer detener el desarrollo de esa VIDA en el seno materno, constituye una acción positiva, deliberada y premeditada de asesinato.

Desde el Grupo Navalia, declaramos y a la vez proclamamos que el derecho a la VIDA comienza en el instante mismo de la CONCEPCIÓN. Fundamos nuestra postura en el orden natural, científico y comprobable del conocimiento humano.

Sostenemos que la voluntad de querer detener el desarrollo de esa VIDA en el seno materno, constituye una acción positiva, deliberada y premeditada de asesinato.

No queremos ser cómplices por omisión o por un silencio culpable, del horrendo crimen del ABORTO.

Nuestro órgano directivo, expresa a través de este comunicado nuestro más profundo, sincero y humano repudio a cualquier acción parlamentaria en contra de la VIDA, de TODA VIDA, de la DOS VIDAS.

No hay desarrollo tecnológico sin individuos. No hay individuos, si no hay derecho a la vida.

Desde nuestras oficinas regionales, representamos con nuestra comunión de voces y pareceres, a los trabajadores, a sus familias, a los excluidos y a los que no tienen voz. Tanto más aún lo hacemos y lo haremos, cuando los que no tienen voz son los niños por nacer

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× ¿Cómo puedo ayudarte?