Dos urgencias que convergen…

Dos urgencias que convergen…
Un niño no aprende con sermones sino con el ejemplo. ¡Que más vivo ejemplo de aquel que da la vida por sus amigos!, así uno aprende que dando la vida salva a otras.

Escrito por: Mabel Bazán

Un niño no aprende con sermones sino con el ejemplo. ¡Que más vivo ejemplo de aquel que da la vida por sus amigos!, así uno aprende que dando la vida salva a otras. Dos urgencias que convergen:

1- el peligro inminente  de perder la vida en un siniestro

2- el peligro inminente de perder el alma para siempre

Los niños no comprenden estas urgencias todavía pero pronto lo harán y agradecerán haber tenido como ejemplo primero a sus padres que le inculcaron la caridad, dar la vida por los demás, el amor al prójimo llevado al extremo y la reverencia hacia lo sagrado, también agradecerán  luego a los hombres de Dios que les revelaron los misterios de la fe.

El amor al prójimo y la fe se ven reflejados en un solo hombre que con admiración y subordinación los niños se acercaron a él para contemplar la convergencia de dos urgencias: Salvar las vidas y los bienes pero por sobre todo contemplar la urgente primacía de salvar las almas.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.